Go to Top

La alimentación

La finca ganadera de Vera Vieja dispone de una amplia y rica dehesa que proporciona a sus cerdos ibéricos una bellota, hierbas y pastos naturales de gran calidad. El mayor consumo se produce durante la montanera, de octubre a febrero, cuando tiene lugar el engorde final de los animales antes del sacrificio.

Esta alimentación proporciona al cerdo ibérico un índice de grasa suficiente para lograr el correcto nivel de infiltración intramuscular. Además, el ‘trabajo diario’ que realiza el cerdo en la búsqueda de su alimento compensa su engorde, fortalece sus músculos y logra que la grasa se infiltre más, consiguiendo de esa manera carnes más jugosas. La bellota aporta al jamón ibérico de bellota ese aroma y sabor tan característico.

Pero además, Vera Vieja dispone de fábrica propia de piensos y cereales naturales que complementan la alimentación de los animales de recebo y proporcionan la mayor calidad a los productos de cebo.